1. Siempre desmaquillar los ojos
  2. Aplicar tratamientos exclusivos para esta área. Humectar esta zona es indispensable, tengas la edad que tengas.
  3. Dormir más de 7 horas: Parece imposible, pero es necesario, ya que la falta de descanso hace que los músculos se tensen, las arrugas aparecen y las ojeras se vuelven prominentes.
  4. Aplicar con el dedo anular y sobre el hueso ocular en forma de 8 el contorno de los ojos, realizando masajes ascendentes.
  5. Nunca aplicar cremas hidratantes faciales en esta zona o cremas destinadas para otra zona del rostro
  6. Tomar suficiente agua: Tus células deben mantenerse bien hidratadas para impedir el envejecimiento prematuro de esta área, así que bebe tus dos litros de agua y consume frutos y vegetales ricos en líquidos (y en vitamina C) como toronja, piña, melón, manzana y naranja.
  7. Nunca aplicar contorno de ojos sobre párpados, bolsas y ojeras. Es una zona muy delgada que no alcanza a absorber bien los tratamientos, ocasionando un daño adverso (bolsas y ojeras).